31 dic. 2011

La tercera gemela

Surfeando, como diría mi amigo Jacinto, por la red he encontrado a nuestra tercera gemela... Así de fuerte.

Critica como nosotras, le interesan las mismas cosas que a nosotras... ¡Todo igual! Muy fuerte.

Hombre, gracias a tu exquisito gusto, nuestro blog es (No offense) bastante más bonito, aunque sus contenidos (que, por cierto, me recuerdan bastante a las conversaciones con Guillermo, aka El Oráculo del Sur) son bastante más extensos y tienen una facilidad tremenda para hablar de cualquier cosa y con sentido crítico.

Encantada de conocerla, señora.

P.S.: ¡Y además le encanta lo de "señora", tía!

26 dic. 2011

Black Mirror; crítica del hoy en tres capítulos.

Ya ha pasado una semana desde que acabara, en el Channel 4 británico, la mini serie que tanto me fascinó y ahora, que ya he visto todos los capítulos (el primero varias veces), puedo decir, y digo...

Como en el post anterior ya puse por las nubes el capítulo The National Anthem no comentaré más. Sólo, quizá, que después de haber visto los dos siguientes el placer del primer episodio no disminuye, pero sí que se quedan un poco cortos.

El segundo, 15 Million Merits, continúa esa crítica a la pantalla 2.0 y las redes sociales, pero a diferencia del primero, hace hincapié en el usuario, en el individuo. Sigue siendo una serie que profundiza en su análisis, pero el tema y el tratamiento no son ni tan impactantes, ni tan cercanos como el primer capítulo. La estética, trillada, de futuro-cercano-con-uniformes-y-pantallas-por-todos-lados ya huele a usada, pero es necesaria para contar la historia que cuenta. El sabor agridulce del final de The National Anthem nos acompaña tanto en este como en el último episodio de la serie.

The Entire History Of You; quizá basado en ese futuro más cercano que abre la serie, también resulta ser más asequible que el segundo capítulo. El análisis recae esta vez sobre esa manía, tan pesada en las familias sobre todo, de ver el material que documenta cualquier evento, la sorpresa es que lo que se comparte ante los amigos y familiares es la memoria "real"del que comparte. No deja de ser más interesante que el anterior, pero el primero sigue siendo mi capítulo favorito.

Black Mirror es una serie estupenda, demasiado corta, pero un referente innegable. Con el éxito de Dead set, y esta continuación, puedo afirmar que el siguiente proyecto que nos traiga el autor va a ser esperado "como agua de mayo", en una televisión llena de bazofia cada vez más aburrida, plana y prefabricada, propuestas arriesgadas tan bien contadas y con caras tan nuevas son necesarias.

18 dic. 2011

Black Mirror; redefiniendo límites



Charlie Brooker. Esa mente preclara que concibió Dead set; mezcla de "Gran Hermano Británico" (presentadora real incluida) con "una de zombis-bueno-infectados", que funcionó a la perfección; ha gestado otra idea sublime... El espejo negro (pero en inglés).

Si Dead set sólo contaba con cinco capítulos, alucinantes todos, Black mirror se queda con menos, de los tres que son he visto únicamente el primero The National Anthem.

No hay palabras para describir, a parte de B-A-R-B-A-R-I-D-A-D, ni la temática de la serie, ni la idea de este primer episodio, ni el ritmo, ni los actores... Es una barbaridad todo... Durante los 44 minutos que dura, no hay momento para respirar, todo es trepidante, y "hasta ahí puedo leer".

Es cierto que recuerda, tanto en fotografía, encuadres de cámara, como en montaje a Dead set, pero sólo cuando acaba el capítulo te das cuenta, porque, como ya digo, no deja tiempo a nada; sólo a observar lo que transcurre tras la superficie de la pantalla del ordenador, que, en palabras del creador, es el propio "espejo negro" y eje de la crítica que realiza. Si en Dead set, de alguna manera quería hacer una reflexión sobre los "realitis", aquí la hace sobre la adicción a la pantalla que nos acompaña en todo momento y a nuestro comportamiento en Internet. O de otro modo: si la web 2.0 es una adicción, ¿cuáles son los daños?.

Hoy se emite en el Channel 4 el tercer y último capítulo. A la caza estoy del segundo.

Seguiremos informando.

12 dic. 2011

Banksy... Más y mejor

Acabo de ver Exit through the gift shop, la ópera prima de Banksy.

No sé si retrata la verdad; si todo es un montaje; si la ficción se mezcla con la realidad de tal manera que se confunden creando "otra versión de la verdad". Lo que sí puedo afirmar es que es una patada en la boca al mundo del arte, una patada en los cojones de las universidades que enseñan arte y una patada en la cabeza de muchos de los estudiantes de arte y que dicen ser artistas.

Esta película (¿o era un documental?) termina de evidenciar lo que sea que es arte ahora, o desde que el arte muriera en la década de los sesenta; la calle se mete en el museo, la exposición es un evento masivo como la presentación de un artista de hip hop o un coche nuevo, el mensaje se ve borroso al no limpiar las pantallas de impresión después de tanta serie... y lo único que importa es el movimiento económico que genera la obra del artista.

Siempre he entendido el graffiti como una práctica o muy estética o muy idealista, si no se mueve en esos parámetros (Sí, lo sé, demasiado binarios y extremos) es una pérdida de tiempo. La posición de Banksy en el documental (¿o es una película?) es clara; él es idealista. Y muy estético, añado.

Thierry Guetta es el protagonista máximo... Pero,  ¿quién es él? Me he sorprendido buscándolo en la red y me he sorprendido a mí mismo dudando de su existencia; Wikipedia no es fiable, como cualquier web, quizá tanta campaña viral me ha hecho dudar de todo. Y, de hecho, sigo dudando.

No sé si un documental sobre el mundo del arte desde el arte, de un artista que no lo es, de un genio que no conoce la postmodernidad y sólo sabe clichés asociados al arte. No sé si todo es un cliché que se corresponde con dudas que tenemos desde hace tiempo sobre el arte. No sé si es una obra autorreferencial. No sé si es una película que fantasea sobre las burbujas económicas y, en particular, la del arte... O una corrida de Banksy en nuestra cara. Y podría seguir dudando unas líneas más.


11 dic. 2011

No es Vacaciones en el mar

Cuando pensabas que Mariah Carey ya era suficientemente marica, y que las navidades sin ella no son fiestas ni nada, y tras el gran éxito (y locura personal) del año pasado; llegan los de la ¿marina (no lo sé, no me queda claro)? inglesa con algo que encumbra a Mariah más allá de cualquier umbral ultra marica al que pudiera llegar Liza Minnelli* (como nos recuerdan en la ¿increíble, inolvidable, imposible? secuela de Sexo en NY, la película).




* ¿A partir de ahora se aparecerá Mariah por arte de magia en el orgullo de Madrid? ¿La mataran de amor? ¿De odio? ¿O por acoso para saber cuál ha sido la dieta que ha hecho?